La disfunción eréctil (impotencia) es la incapacidad para conseguir y mantener una erección lo suficientemente firme como para tener relaciones sexuales.

Tener problemas de erección de vez en cuando no es necesariamente un motivo para preocuparse. Sin embargo, si la disfunción eréctil es un problema continuo, puede provocar estrés, afectar la confianza en ti mismo y contribuir a causar problemas en las relaciones.

Los problemas para conseguir o mantener una erección también pueden ser un signo de una afección de salud preexistente que necesita tratamiento y un factor de riesgo de enfermedad cardíaca.

¿Cuándo debes consultar a un médico?

El médico de cabecera es la primera persona a la que debes consultar cuando tienes problemas eréctiles. Consulta al médico en los siguientes casos:

  • Te preocupan tus erecciones o tienes otros problemas sexuales, tales como disfunción eyaculatoria, eyaculación precoz o tardía
  • Tienes diabetes, enfermedad cardíaca u otra afección de salud conocida que pueda estar asociada con la disfunción eréctil
  • Tienes otros síntomas además de la disfunción eréctil