La reversión de la vasectomía es una cirugía que anula la vasectomía. Durante este procedimiento, el cirujano vuelve a conectar cada tubo (conducto deferente) que transporta los espermatozoides desde un testículo hasta el semen. Después de una reversión exitosa de la vasectomía, tu semen vuelve a contener espermatozoides y tal vez puedas dejar embarazada a tu pareja.

Las tasas de embarazo después de la reversión de la vasectomía variarán desde aproximadamente el 30 % hasta más del 90 %, dependiendo del tipo de procedimiento.

Muchos factores determinan si una reversión es exitosa para lograr un embarazo, incluido el tiempo transcurrido desde la vasectomía, la edad de la pareja, la experiencia y formación del cirujano, y si existieron problemas de fertilidad antes de la vasectomía.

Riesgos e indicaciones tras la intervención quirúrgica

  • Problemas asociados con la anestesia
  • Inflamación y edema de la piel
  • Infección leve
  • Sangrado interno en el escrito (no es tan común)
  • Fracaso al restaurar la fertilidad